Equipo de investigacion el poder de las gangas

Poder de negociación de los consumidores

Ibis budget hotel es una cadena internacional de hoteles económicos de servicio básico propiedad del grupo Accor Hotels. Es famosa por su sólida marca mundial y su red de distribución bien establecida. Con el apoyo de su empresa matriz, Accor Hotels Group, cuenta con 500 hoteles ibis budget en 18 países, de los cuales más de 20 están en Australia. Los hoteles ibis budget ofrecen un alto nivel de calidad de alojamiento y servicios a precios muy competitivos para competir con cadenas hoteleras como Holiday Inn Express y Travelodge. Para entender el contexto de la industria de los hoteles económicos Ibis en Australia, a continuación adoptaremos el modelo de las cinco fuerzas de Michael Porter para analizar la industria de los hoteles económicos (la tabla de resumen de las cinco fuerzas de Michael Porter se encuentra en el Apéndice Tabla A3).
La rivalidad entre los competidores existentes es muy elevada en el sector de los hoteles económicos. En primer lugar, según las estadísticas, hay un gran número de competidores (es decir, moteles y Airbnb) dentro de la industria de los hoteles económicos, lo que significa una mayor competencia. En segundo lugar, no hay diferencias significativas entre estos hoteles económicos porque todos ofrecen servicios de necesidades básicas a los clientes; por tanto, aumenta la competencia en el sector porque los clientes tienen muchas opciones similares y bajos costes de cambio. En tercer lugar, las grandes empresas de hoteles económicos representan una elevada proporción de todo el sector, lo que aumenta la competencia para el resto de los pequeños operadores hoteleros. Por ejemplo, Mantra Group e ibis representan el 43% de todo el mercado australiano de hoteles económicos, lo que hace que los pequeños hoteles, como Best Western, tengan un crecimiento negativo: -8.0%.

Alto poder de negociación de los proveedores

Parece que estás usando Internet Explorer 11 o anterior. Este sitio web funciona mejor con navegadores modernos como las últimas versiones de Chrome, Firefox, Safari y Edge. Si continúa con este navegador, puede ver resultados inesperados.
Los compradores tienen el poder de influir en el precio y en la cantidad de productos vendidos. Los compradores poderosos pueden negociar el volumen o los costes de cambio o pueden encontrar productos sustitutivos. La sensibilidad al precio también influye en la relación entre el comprador y el vendedor.
En los periódicos y las revistas especializadas se pueden buscar artículos sobre los productos o las marcas de las empresas. En bases de datos como Business Source Complete y ABI/Inform Complete, utilice el campo «All Text» cuando busque por nombre de marca.
Cuando investigue el poder de compra, busque por el nombre de la empresa o el producto combinado con palabras como «cliente», «consumidor» o «canal de distribución». Prueba también a buscar por el nombre de la empresa y los términos «fidelidad a la marca», «elección de la marca» o «actitudes del consumidor».
Los datos demográficos proporcionan información sobre las características humanas básicas de un mercado o población. La segmentación demográfica divide a los consumidores en grupos basados en variables como la edad, el sexo, los ingresos, la ocupación, la etapa del ciclo vital, la generación, la nacionalidad, la raza o etnia, la religión y la clase social.

Ejemplo de poder de negociación de los compradores

La presencia de compradores poderosos reduce el potencial de beneficios en una industria. Los compradores aumentan la competencia dentro de una industria forzando la bajada de precios, negociando una mayor calidad o más servicios y enfrentando a los competidores entre sí. El resultado es una disminución de la rentabilidad del sector.
El poder de negociación de los compradores es una de las cinco fuerzas de Porter que determinan la intensidad de la competencia en un sector. Las otras son las barreras de entrada, la rivalidad industrial, la amenaza de los sustitutos y el poder de negociación de los proveedores.

Cómo reducir el poder de negociación de los compradores

El marco de las cinco fuerzas de Porter es un método para analizar la competencia de una empresa. Se basa en la economía de la organización industrial (OI) para derivar cinco fuerzas que determinan la intensidad competitiva y, por tanto, el atractivo (o la falta de él) de una industria en términos de su rentabilidad. Un sector «poco atractivo» es aquel en el que el efecto de estas cinco fuerzas reduce la rentabilidad global. La industria menos atractiva sería aquella que se aproxima a la «competencia pura», en la que los beneficios disponibles para todas las empresas se sitúan en los niveles normales de beneficio. La perspectiva de las cinco fuerzas se asocia a su creador, Michael E. Porter, de la Universidad de Harvard. Este marco se publicó por primera vez en Harvard Business Review en 1979[1].
Porter se refiere a estas fuerzas como el microentorno, para contrastarlo con el término más general de macroentorno. Consisten en aquellas fuerzas cercanas a una empresa que afectan a su capacidad para servir a sus clientes y obtener beneficios. Un cambio en cualquiera de las fuerzas normalmente requiere que una unidad de negocio reevalúe el mercado dado el cambio global de la información del sector. El atractivo global del sector no implica que todas las empresas del sector vayan a obtener la misma rentabilidad. Las empresas son capaces de aplicar sus competencias básicas, su modelo de negocio o su red para conseguir un beneficio superior a la media del sector. Un claro ejemplo de ello es el sector de las aerolíneas. Como industria, la rentabilidad es baja porque la estructura subyacente de la industria de altos costes fijos y bajos costes variables permite una enorme latitud en el precio de los viajes en avión. Las aerolíneas tienden a competir en función de los costes, lo que reduce la rentabilidad de las compañías individuales y del propio sector, ya que simplifica la decisión del cliente de comprar o no un billete. Algunas aerolíneas – Virgin Atlantic de Richard Branson[cita requerida] es una de ellas – han intentado, con un éxito limitado, utilizar fuentes de diferenciación para aumentar la rentabilidad.