Ventaja competitiva en costes

La ventaja competitiva en los negocios

Una ventaja competitiva puede incluir el acceso a recursos naturales, como minerales de alta calidad o una fuente de energía de bajo coste, mano de obra altamente cualificada, ubicación geográfica, altas barreras de entrada y acceso a nuevas tecnologías.
El término ventaja competitiva se refiere a la capacidad obtenida a través de atributos y recursos para rendir a un nivel más alto que otros en la misma industria o mercado (Christensen y Fahey 1984, Kay 1994, Porter 1980 citado por Chacarbaghi y Lynch 1999, p. 45)[1] El estudio de esta ventaja ha atraído un profundo interés de investigación debido a las cuestiones contemporáneas relacionadas con los niveles de rendimiento superior de las empresas en el mercado competitivo actual. «Se dice que una empresa tiene una ventaja competitiva cuando aplica una estrategia de creación de valor que no está siendo aplicada simultáneamente por ningún actor actual o potencial» (Barney 1991 citado por Clulow et al.2003, p. 221)[2].
La ventaja competitiva es la ventaja que tiene una empresa sobre sus competidores. Puede obtenerse ofreciendo a los clientes un valor mejor y mayor. Anunciar productos o servicios con precios más bajos o de mayor calidad despierta el interés de los consumidores. Los mercados objetivo reconocen estos productos o servicios únicos. Esta es la razón de la lealtad a la marca, o de por qué los clientes prefieren un producto o servicio concreto sobre otro.

  Empresas que necesitan autonomos electricistas

Integración vertical

El principal reto de la estrategia empresarial es encontrar la forma de conseguir una ventaja competitiva sostenible frente a los demás productos y empresas competidoras en un mercado. Una ventaja competitiva es una ventaja sobre los competidores que se obtiene ofreciendo a los consumidores un mayor valor, ya sea mediante precios más bajos o proporcionando mayores beneficios y servicios que justifiquen precios más altos.
Porter propuso cuatro estrategias empresariales «genéricas» que pueden adoptarse para obtener una ventaja competitiva. Las estrategias se refieren a la medida en que el alcance de las actividades de una empresa es estrecho o amplio y a la medida en que una empresa trata de diferenciar sus productos.Las estrategias que Porter sugirió que son apropiadas para buscar una ventaja competitiva se resumen en la figura siguiente:

Diversificación de…

Una ventaja competitiva puede incluir el acceso a recursos naturales, como minerales de alta calidad o una fuente de energía de bajo coste, mano de obra altamente cualificada, ubicación geográfica, altas barreras de entrada y acceso a nuevas tecnologías.
El término ventaja competitiva se refiere a la capacidad obtenida a través de atributos y recursos para rendir a un nivel más alto que otros en la misma industria o mercado (Christensen y Fahey 1984, Kay 1994, Porter 1980 citado por Chacarbaghi y Lynch 1999, p. 45)[1] El estudio de esta ventaja ha atraído un profundo interés de investigación debido a las cuestiones contemporáneas relacionadas con los niveles de rendimiento superior de las empresas en el mercado competitivo actual. «Se dice que una empresa tiene una ventaja competitiva cuando aplica una estrategia de creación de valor que no está siendo aplicada simultáneamente por ningún actor actual o potencial» (Barney 1991 citado por Clulow et al.2003, p. 221)[2].
La ventaja competitiva es la ventaja que tiene una empresa sobre sus competidores. Puede obtenerse ofreciendo a los clientes un valor mejor y mayor. Anunciar productos o servicios con precios más bajos o de mayor calidad despierta el interés de los consumidores. Los mercados objetivo reconocen estos productos o servicios únicos. Esta es la razón de la lealtad a la marca, o de por qué los clientes prefieren un producto o servicio concreto sobre otro.

  Como vender un producto por internet

Ejemplos de ventajas competitivas

Una ventaja competitiva puede incluir el acceso a recursos naturales, como minerales de alta calidad o una fuente de energía de bajo coste, mano de obra altamente cualificada, ubicación geográfica, altas barreras de entrada y acceso a nuevas tecnologías.
El término ventaja competitiva se refiere a la capacidad obtenida a través de atributos y recursos para rendir a un nivel superior al de otros en la misma industria o mercado (Christensen y Fahey 1984, Kay 1994, Porter 1980 citado por Chacarbaghi y Lynch 1999, p. 45)[1] El estudio de esta ventaja ha atraído un profundo interés de investigación debido a las cuestiones contemporáneas relativas a los niveles de rendimiento superior de las empresas en el mercado competitivo actual. «Se dice que una empresa tiene una ventaja competitiva cuando aplica una estrategia de creación de valor que no está siendo aplicada simultáneamente por ningún actor actual o potencial» (Barney 1991 citado por Clulow et al.2003, p. 221)[2].
La ventaja competitiva es la ventaja que tiene una empresa sobre sus competidores. Puede obtenerse ofreciendo a los clientes un valor mejor y mayor. Anunciar productos o servicios con precios más bajos o de mayor calidad despierta el interés de los consumidores. Los mercados objetivo reconocen estos productos o servicios únicos. Esta es la razón de la lealtad a la marca, o de por qué los clientes prefieren un producto o servicio concreto sobre otro.